“Non serviam: Joyce and Mexico”

My article, entitled “Non serviam: Joyce and Mexico”, has been published in the summer edition of Comparative Literature  (64.2 (2012): 192-206). Though it’s not up on the journal website yet, I am including the link for future reference. Here is the abstract:

The present work argues that the lowest common denominator for the incorporation of Joycean aesthetics into Mexican letters is a persistent quest for universality and examines how Fernando del Paso and Salvador Elizondo, two Mexican authors at opposite ends of what might be termed the Joycean spectrum, assimilate Joyce into their respective cultural projects. Part and parcel of that quest demands defiant attitudes both towards peripheral literary nationalism and cosmopolitan assignations of cultural inferiority. This paper endeavors to answer two seminal questions: How do Del Paso and Elizondo constitute themselves as participatory members in the larger field of Western and world culture, and how does the apparent divestment of national cultural identities actually reaffirm the importance of that identity? Specifically I am intrigued by the different ways they dialogue with Joyce both as literary icon and body of texts in order to assert their cultural credentials on the world stage. To that end, the present work is divided into three sections. The first examines how Joyce arrived in Mexico and the critical context that brought his work into the center of discussions about literature in the 1960s as well as the ways in which updated theoretical approaches can help move beyond comparative narratologies. The second section examines Del Paso’s engagement with the Western canon in his public addresses and his parodic subversions of Joycean texts. The third section studies Elizondo’s appropriation of Joyce’s early aesthetics and his translation of the first page of Finnegans Wake.

Materias dispuestas: Juan Villoro ante la crítica (Candaya 2011)

Por fin aparece la nueva colección de ensayos, Materias dispuestas: Juan Villoro ante la crítica, editada por José Ramón Ruisánchez (U Houston) y Oswaldo Zavala (CUNY) y publicada bajo el sello de Candaya. Una lectura imprescindible para aquellos que quieran conocer más a fondo la obra de este autor singular, el libro reúne testimonios de autores distinguidos como Roberto Bolaño, Javier Marías, Sergio Pitol, José Agustín y Carlos Fuentes entre muchos además de acercamientos críticos de un destacado contingente de académicos y comentaristas mexicanos y norteamericanos. Materias dispuestas también incluye una entrevista inédita con Villoro y Ricardo Piglia, y un DVD que contiene el nuevo documental Villoro en Villoro de Juan Carlos Colín.

A continuación reproduzco el índice para darles una idea del contenido de este volumen.  Continue reading Materias dispuestas: Juan Villoro ante la crítica (Candaya 2011)

Crosthwaite: crimen y censura

Durante la presentación de su más reciente novela, Tijuana: crimen y olvido (2010), Luis Humberto Crosthwaite fue desalojado sin preámbulos del recinto por el director del Instituto Tlaxcalteca de Cultura, Gerson Orozco García. El supuesto motivo se atribuía a un conflicto de horarios con otro grupo que debía ocupar el espacio, lo cual resultó completamente falso. Según opina el autor, se debía al contenido de su presentación en donde critica la guerra contra el narcotráfico que desató el gobierno calderonista en en 2006, la misma que ha dejado un saldo de muertos que ahora supera las 35,000 víctimas mexicanas. Y no sólo la guerra misma, sino también el discurso oficial que reduce la pérdida de miles de vidas inocentes a dizque daños colaterales, insinuando que quienes ya sufren doblemente el crimen organizado y la indiferencia e ineptitud del gobierno deben reconocer el perenne estado de victimización que les espera porque, para los dirigentes de la nación, nunca alcanzarán la dignidad de ser considerados seres humanos.

Como muestra de apoyo y solidaridad para un escritor a quien estimo mucho, copio aquí el texto que Crosthwaite escribió con su versión de los hechos.

Tlaxcala: presentación interrumpida

Era viernes 29 de abril. Se trataba de presentar mi más reciente novela, Tijuana: crimen y olvido. Sería un evento como muchos otros, organizado por el Instituto Tlaxcalteca de Cultura. Sin embargo no todo sucedió como se acostumbra. En un momento de la presentación recibí un mensaje donde me informaban que el director había pedido que se suspendiera la presentación y que saliera inmediatamente del foro que ocupábamos en la Casa del Artista. Incluso me avisaron que afuera había policías.

Continue reading Crosthwaite: crimen y censura

The Times They Are a-Changin’: El rock en la literatura mexicana, 1960-2010

Este verano presenté la siguiente ponencia en la UAM-Iztapalapa. Agradezco a la profesora Alma Mejía su amable invitación.

=========

La Plaza Garibaldi es reconocida internacionalmente como punto de convergencia para los mariachis mexicanos. Es simultáneamente la última parada de la línea verde del metro en México. Allí, concreto abajo, los ritmos candentes de Elvis, los Rolling Stones, los Beatles y otros intérpretes del rock and roll norteamericano y británico desplazan las canciones de José Alfredo Jiménez, Pedro Infante y Vicente Fernández. Este surgimiento subterráneo del rock es paradigmático de un movimiento literario que comienza en los años sesenta con los textos de la Onda y que continúa ejerciendo su encanto sobre escritores contemporáneos. José Agustín es el motor literario que mejor encarna el espíritu musical y revolucionario de esta época con textos como Inventando que sueño (1968), La nueva música clásica (1968), El rock de la cárcel (1986), El hotel de los corazones solitarios (1999) y Los grandes discos del rock (2002). En un gesto parecido al de las vanguardias hispanoamericanas, Agustín establece un nuevo panteón musical e incorpora algunos conjuntos mexicanos a ello. Siguiendo su ejemplo, Juan Villoro (Tiempo transcurrido, 1986) incorpora el rock en sus obras como filosofía central pero desde una óptica nostálgica. El descendiente más reciente de este género es Luis Humberto Crosthwaite, que hace poco escribió la introducción a los Cuentos completos (2002) de Agustín. A pesar de que Crosthwaite reafirma el vínculo con la música norteamericana en textos como El gran preténder (1992) y No quiero escribir, no quiero (1993), desmitifica la figura central del intérprete y rescata la música nacional en Idos de mente (2001) y Instrucciones para cruzar la frontera (2002). En este trabajo examinaré cómo estos tres escritores proponen una visión cultural de México a partir de la incorporación de la música y del músico a su literatura.

Continue reading The Times They Are a-Changin’: El rock en la literatura mexicana, 1960-2010

Sánchez Prado: Naciones intelectuales

Naciones Intelectuales portada Recién aparece en los estantes digitales más conocidos el nuevo libro de Ignacio Sánchez Prado, profesor de Washington University en St. Louis. Leí la tesis doctoral de la que surge este libro y les aseguro que vale la pena una cuidadosa lectura.

Aquí va el resumen de la editorial: “En Naciones intelectuales, Ignacio M. Sánchez Prado explora los procesos y obras que sentaron las bases de una nueva modernidad literaria en la estela de la Revolución Mexicana. Enfocándose en un periodo que va de la firma de la Constitución de 1917 al deceso de Alfonso Reyes en 1959, Sánchez Prado centra su análisis en la forma en que cuatro elementos de la práctica cultural mexicana—la noción de literatura, la figura del intelectual, la creación de instituciones académicas y la definición de identidad nacional—emergieron a partir de distintos debates sostenidos por las figuras más importantes del periodo. A través de una apropiación de la noción de “campo literario” de Pierre Bourdieu, el libro analiza varios momentos clave, controversias e intervenciones culturales, las cuáles condujeron en última instancia la transformación del diverso espectro estético creado por la Revolución en un sistema literario altamente institucional. El trabajo de Sánchez Prado confronta un amplio conjunto de escritores, incluyendo Alfonso Reyes, Jorge Cuesta, Manuel Maples Arce, Ramón López Velarde, Francisco Monterde, José Gaos, los filósofos del Hiperión y Octavio Paz. Como resultado, este libro ofrece una cartografía de las instituciones literarias mexicanas de un rango sin precedentes, que permitirá a lectores, estudiantes y académicos comprender la construcción de la literatura mexicana moderna de manera clara, rigurosa y sistemática.”

También un blurb del Sebastiaan Faber: “Analizando y reconstruyendo de forma cuidadosa la evolución del contexto institucional de la vida intelectual mexicana del siglo XX, el autor de Naciones intelectuales realiza una importante revisión de varios momentos claves en su historia intelectual y literaria, empezando con las vanguardias … Entre otras cosas, este brillante ensayo constituye un esfuerzo poderoso por arrancar de una vez por todas algunos de los paradigmas, mitos y tópicos más persistentes en la representación de la identidad e historia intelectual mexicanas, en círculos eruditos tanto como populares.”

Crosthwaite, “Where have you gone, Juan Escutia”

Luis Humberto Crosthwaite, narrador tijuanense, publicó su nueva novela Aparta de mí este caliz hace un par de meses. No la he leído, pero mi compadre Nacho me la trae de México ahora. Será interesante ver qué vuelta le da a la novela de Vicente Leñero, El evangelio según Lucas Gavilán. Mientras espero la llegada de la novela, vuelvo a leer sus cuentos.

Para quienes no conozcan sus colecciones Instrucciones para cruzar la frontera (2002), No quiero escribir, no quiero (1993), Mujeres con traje de baño caminan solitarias por las playas de su llanto (1990), y Marcela y el rey al fin juntos (1988), valen la pena. Lo que en primera instancia me atrajo a sus obras fue su desgarbado interés en la música. Pueblan las páginas de estos cuantos referencias al rock and roll que desde joven escucho (Clapton, Santana, los Beatles, Los Platters) y algunas rolas mexicanas que he adquirido posteriormente. Pero hoy leí “Where have you gone, Juan Escutia” de Marcela y el rey sobre tres gringos militares que cruzan la frontera en busca de sexo y alcohol. Qué cuento! Está, desde luego, la música. Pero está también una refinada re-escritura de la invasión norteamericana de 1846. Crosthwaite se pregunta que habría pasado si Winfield Scott, jefe del ejército invasor, “hubiera entrado por estos rumbos… por la frontera más visitada” en vez de arribar a la capital por Veracruz. Es un cuento genial y, si tienes oportunidad de encontrar el libro — son escasas las copias que existen (sólo se editaron 1000 ejemplares) y valen su peso en oro maciso — les recomiendo todo el volumen.

En este video, Crosthwaite habla sobre Aparte de mí este caliz:

A Portrait of the Mexican Artist: Elizondo and Joyce

Conference paper read at the North American James Joyce conference in Buffalo, NY:

A Portrait of a Mexican Artist: Elizondo and Joyce

Brian L. Price – Wake Forest University

When Salvador Elizondo’s Teoría del infierno [Theory of Hell] appeared in bookstores, Mexican readers found, set against an unattractive rose matte background, the well-known photo of Joyce that typically adorns the cover of A Portrait of the Artist as a Young Man. At first glance, this is an odd choice because Joyce only appears twice in the book: once explicitly in Elizondo’s brief yet insightful treatise on Ulysses and again implicitly in the next text, entitled “The First Page of Finnegans Wake.”[1] But what strikes me about the choice of this cover photo is that Elizondo places Joyce front and center in the presentation of his work. The gesture is simultaneously homage and appropriation. And the appropriated image is significant: he chooses the artist as a young man. Within Elizondo’s conception of art, Joyce plays a central role and is appropriated over and over as a literary object that promotes a specific vision of art.[2] Thus in this article, I will only deal with Joyce obliquely as a literary object that is used in the formation and promotion of another author’s literary project. Specifically I argue, as does David Damrosh in his book on world literature, that reading foreign authors consists of “an elliptical refraction of national literatures” and a process of translation wherein writing gains in import while, at the same time, it does not construct “a set canon of texts but a mode of reading.” Thus weltliterature becomes “a form of detached engagement with worlds beyond our own place and time” (281). It is precisely this concept of engagement that I want to apply to Elizondo’s reading of Joyce. I read Elizondo’s artistic development as a threefold interaction beginning with his early discovery of Joyce and emulation of Stephen’s aesthetics, his later critical engagement of Ulysses, and his exegetic translation of the first page of Finnegans Wake. Doing so will allow us then to make some broader comments about Joyce’s influence in Mexico and, hopefully, open a new line of inquiry into Elizondo’s work.

Continue reading A Portrait of the Mexican Artist: Elizondo and Joyce